El Espíritu Santo y sus estrategias para hacernos santos

pentecostes20111

Santa Teresa llama a nuestra alma un castillo interior, un palacio. En ese castillo, palacio o templo vive “El dulce huésped del alma”: El Espíritu Santo.

En nuestra alma vive el AMOR, vive allí de forma permanente, llegó a nuestra alma para quedarse. “¿No sabéis que sois templos de Dios y que el Espíritu Santo vive en vosotros?” decía San Pablo a los primeros cristianos.

Su estancia en el castillo obedece a una tarea que debe realizar, se le ha encargado que haga de ti un santo ó una santa, un apóstol. Desde el primer momento de la entrada en tu alma, en el bautismo, se ha dedicado a trabajar a destajo, ha trabajado muchos años, se ha llevado muchos desengaños, porque hay que ver cómo nos hemos portado con Él. Seguir leyendo

Publicado en General | Deja un comentario

“Solo quiero ser un fraile que reza” – Padre Pio de Pietrelcina

padrepio_jmaBiografía

Heredero espiritual de San Francisco de Asís, el  Padre Pío de Pietrelcina ha sido el primer sacerdote en llevar impreso sobre su cuerpo las señales de la crucifixión. Él ya fue conocido en el mundo como el “Fraile” estigmatizado. El Padre Pío, al que  Dios donó particulares carismas, se empeñó con todas sus fuerzas por la salvación de las almas. Los muchos testimonios sobre su gran santidad  de Fraile, llegan hasta  nuestros días, acompañados por sentimientos de gratitud. Sus intercesiones providenciales cerca de Dios fueron para muchos hombres causa de sanación en el cuerpo y motivo de renacimiento en el Espíritu. Seguir leyendo

Publicado en Camino de Santidad

Algunas anécdotas del Padre Pio contada por su primer hijo espiritual

Padre Pio - 3Estas historias están tomadas de los cuadernos autobiográficos del primer hijo espiritual del Padre Pío, Emanuele Brunatto (1892-1965), quien aparece en ellas bajo el pseudónimo que él mismo se dio: “El Publicano”. Se publicaron en su libro Padre Pio, mon père spirituel, y las tomamos de la selección recogida en Aleteia por Arthur Herlin:

1. Partida de petanca
Estaban jugando a la petanca en el monasterio. El Padre Pío tenía su forma característica de jugar a causa de los estigmas, pero era el jugador más valorado. A veces, como una travesura infantil, hacía trampas con el pie. Una vez el Publicano vio cómo se acercaba un gato a toda velocidad en la trayectoria de la bola que el Padre Pío acababa de lanzar. En el mismo instnte en el que el animal iba a ser golpeado, la bola se detuvo en el aire y luego cayó a su lado.

2. “¿Ya estás contento?”
Una personalidad eclesiástica quería ver, por curiosidad, sus estigmas:

-No –respondió secamente el capuchino-. Está prohibido –y retiró la mano.

Poco tiempo después, un viejo carpintero le dijo con total sencillez:

-¡Ah, Padre, cómo me gustaría besar sus santas llagas!

-Si solo es eso –respondió el Padre Pío- ¡date el gusto!

Y quitándose un mitón, le ofreció a besar su mano traspasada.

Escena de la conversión de Emanuele Brunatto en la película de 2000 Padre Pío, donde el santo de Pietrelcina es interpretado por Sergio Castellitto. Seguir leyendo

Publicado en General | Deja un comentario