Enseñanza sobre “RECIBIR A JESUS…” – Del Retiro “El Poder de la Fe”

Ife3_jmasaías 53,  y 1 Pedro 2, 24, nos dicen: “Que por Sus llagas fuimos sanados”. Él es la puerta que nos da acceso al reino de Dios, y a su divina providencia para poder tener “comunión con Dios” y gozar de sus beneficios (Cfr. Dt 28,1-15), pues Él nos asegura que ha venido para que tengamos vida, y la tengamos en abundancia(Cfr. Jn 10, 10); entrando así en un “ESTADO DE VIDA SOBRENATURAL” en donde todas nuestras necesidades son suplidas.

Ahora cuando nos dice la Palabra en Jn 16, 23-24, que todo lo que tú pidas en su Nombre, Él te lo concederá, no exactamente se refiere a su nombre, sino de una verdad, convertida en forma de vida. No es el hecho de pronunciar el Nombre de Jesús 20 veces que trae bendición, si no que por Jesucristo tienes ahora acceso a la abundancia y plenitud de Dios. No es un acto Mágico, sino la manera de vivir por Cristo Jesús. Nos dice Juan 1, 12: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. La Palabra de Dios nos dice a los que le RECIBIERON. Es el hecho de recibir a Jesús en tu vida lo que te da acceso a la providencia de Dios. Él es “todo lo que tú y yo necesitamos. “Nuestra fe en él, es nuestra gran bendición”. Lo que tú crees en Él, es lo que te va a llevar a la victoria. Cuando has visto a un Hijo del Rey mendigando o pidiendo limosna nunca…

Casi todos conocemos la historia de Pedro caminando sobre las aguas.(Mateo 14, 22-33). Mientras Pedro caminaba sobre las aguas, algo pasó que hizo que él quitara su mirada de Jesús y empezará a hundirse. No podemos quitar la mirada de Dios y enfocarla en la depresión, la tristeza, los problemas y las enfermedades que azotan nuestras vidas diariamente. Cuando dejamos que las presiones diarias nos quiten la mirada de Dios, no podremos caminar en paz. La Palabra de Dios nos dice las condiciones de cómo caminar en perfecta paz… Pero, en estos tiempos ¿qué es lo que nos amenaza? No nos podemos dejar llevar por nuestra situación económica ni por ninguna crisis mundial. El espíritu de temor no se debe apoderar de nosotros. Dios no nos ha dado un espíritu de temor sino de amor, y de poder (Cfr. 2 Tim 1,7). Estamos llamados a extender la mano de fe y obtener las promesas de Dios. Podemos tener paz en medio de la tormenta, porque Jesús nos dio paz. Así que en vez de enfocarnos en lo que vemos o sentimos, mantengamos nuestra mirada en Dios y en su Palabra y dejemos que su Paz inunde nuestras vidas.

Jesús les dijo a estos servidores suyos que entraran en la barca, y fueran a la otra orilla. Todos tratamos de hacer la voluntad de Dios. Los apóstoles obedecieron el mandato de Jesús y se encontraron en medio de una tormenta (problemas familiares, económicos, de trabajo, etc.). Hoy estamos bien, mañana somos azotados por problemas que a veces nos ahogan y nos hacen desconfiar como los apóstoles, que, atrapados en su problema se olvidaron de Jesús, y ni siquiera lo podían reconocer, gritando “Es un fantasma”; sin embargo, Él los seguía animando… a CAMINAR SORE LAS AGUAS (CAMINAR POR FE).

Como SERVIDORES, únicamente podemos cumplir con nuestra MISIÓN(Cfr. Lc 4, 18-19) por la fe en Cristo. Entonces, ¿Qué es caminar por fe? Leamos Heb 11, ahí notaremos que Dios honró la fe de cada uno de los que la Biblia menciona. Quiero recordarte, que Dios no hace diferencia entre hombres… (Gál 3, 28).

Tener fe es tener la plena seguridad (convencimiento total), de que vas a recibir lo que espera, o sea algo que no se puede ver aun físicamente.

Leer: (Rom 4, 16-23; Heb 10, 38; Is 55, 11; Rom 12, 12).

“Cambia tu manera de pensar y tu forma de vivir cambiara”. Dios no hace diferencia entre hombres, como comenzamos el tema… Si Dios lo hizo con Abraham, Sara, Noe, Enoc, lo puede hacer contigo también. Ya depende de ti, Dios está listo para actuar en tu vida, en tu familia, estado de vida, cual sea tu situación, Dios sobrepasa todo entendimiento humano, depende de la fe que tú tengas en Dios. Todo consiste en estar de acuerdo a la Voluntad de Dios. Es necesario conocer cuál es esa Voluntad de Dios en nuestra vida, para tener un caminar de fe.

¿Qué es fe?: Seguridad, Certeza, Convicción, Confianza en Dios. Nuestra vida de oración tiene que estar de acuerdo con lo que es Voluntad de Dios. De lo contrario nuestras oraciones siempre serán hechas con dudas; basta revisar lo que nos dice [Sant 1,6], sobre la oración hecha con dudas: “todo aquél que pida con dudas que no espere recibir nada del Señor…” Es necesario saber qué es lo que Él quiere. ¿Cómo conocer su Voluntad? Pues, a través de la Lectura Orante de su Palabra. En ella tú vas a descubrir lo que Él promete, lo que Él quiere y lo que Él no quiere. Aunque Satanás quiere hacerte creer que tú estás sujeto a las circunstancias del mundo, sin embargo, ésa no es la verdad. La Palabra nos dice que: “…no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios” (Cfr. Dt 8, 3).

También dice la Biblia que lo que abunda en el corazón eso habla la boca, por lo tanto, si tú y yo vivimos de acuerdo con la Palabra de Dios; una palabra establecida, que existe, entonces es una Palabra que actúa y hace en tu vida. Las Escrituras declaran que por fe vivirá el justo; nuestra seguridad en Dios es: Su Palabra. Hermano, si tu mente está llena de las promesas de Dios eso es lo que vas a pensar. Somos fruto de lo que pensamos y creemos, las circunstancias están sujetas al creyente, a lo que tú y yo creemos.

Si estás creyendo siempre en problemas y enfermedades, derrota, etc. eso que tú crees es lo que vas a recibir…¿En qué Dios creemos?

Pbro. Reinaldo Gámez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Enseñanzas Propias, General. Guarda el enlace permanente.