La devoción al Sagrado Corazón de Jesús

La difusión de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús se debe a santa Margarita María de Alacoque, religiosa de la Orden de la Visitación, a quien Jesús se le apareció diciéndole:
Mira este corazón mío, que a pesar de consumirse en amor abrasador por los hombres, no recibe de los cristianos otra cosa que sacrilegio, desprecio, indiferencia e ingratitud, aún en el mismo sacramento de mi amor. Pero lo que traspasa mi Corazón más desgarradamente es que estos insultos los recibo de personas consagradas especialmente a mi servicio.”

Las promesas del Sagrado Corazón de Jesús

Jesús prometió a Santa Margarita de Alacoque, que si una persona comulga los primeros viernes de mes, durante nueve meses seguidos, le concederá lo siguiente:

  • Les daré todas las gracias necesarias en su estado de vida.
  • Estableceré la paz en sus hogares.
  • Los consolaré en todas sus aflicciones.
  • Seré su refugio en su vida y sobre todo en la muerte.
  • Bendeciré grandemente todas sus empresas.
  • Los pecadores encontrarán en Mi Corazón la fuente y el océano infinito de misericordia.
  • Las almas tibias crecerán en fervor.
  • Las almas fervorosas alcanzarán mayor perfección.
  • Bendeciré el hogar o sitio donde esté expuesto Mi Corazón y sea honrado.
  • Daré a los sacerdotes el don de tocar a los corazones más empedernidos.
  • Los que propaguen esta devoción, tendrán sus nombres escritos en Mi Corazón, y de El, nunca serán borrados.

Nueve primeros viernes: Yo les prometo, en el exceso de la infinita misericordia de mi Corazón, que Mi amor todopoderoso le concederá a todos aquellos que comulguen nueve primeros viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final; no morirán, en desgracia ni sin recibir los sacramentos. Mi divino Corazón será su refugio  seguro en este último momento.

 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.